Mis 13 razones para extrañarte

Un 13 abriste los ojos, un 13 los cerraste, duermes en el 13 y son 13 las razones para extrañarte:

1. Ya mi teléfono no suena los sábados en la mañana.
2. Ya nadie me llama “flaca”.
3. Ya nadie me llama “enana”.
4. Ya nadie me llama “Maricusa”.
5. Ya no escucho tu dulce voz.

Supuse que me llamarías todos los sábados de la vida y que en nuestra vejez me llamarías todos esos nombres de la niñez.

6. Ya nadie me habla sobre los taínos.
7. Ya nadie me habla sobre las ciguapas.
8. Ya nadie invoca ángeles con alas de colores.
9. Ya nadie me habla sobre Osuna.
10. Ya nadie convoca nuestros antepasados, nadie investiga nuestras genealogías.
11. Ya no hay letras nuevas en tus bitácoras.

Supuse que tendría tu genialidad, esa gran inteligencia y esa sed de conocer más por mucho tiempo.

12. Me falta una hermana.
13. Ya no puedo abrazarte.

Supuse que te abrazaría más, mucho más…

Padres e hijas-rev

7 Respuestas a “Mis 13 razones para extrañarte

  1. Gracias por hacerme recordar una de las mas bellas seres humanas que conocí en mi vida. Tambien extraño las conversaciones sobre los tainos y nuestra cultura boricua.

  2. Gracias por compartir tus trece razones. Extraño también sus conversaciones con “su profe”, ni que me llame “monstruo del minimalismo”, ni aprender de ella sobre la genealogía de Hostos o tantas otras cosas de ese espíritu siembre en búsqueda de nuevas avenidas. Pero la siento siempre conmigo, porque siento su presencia constante en nuestras vidas y nuestro quehacer tanto académico como artístico.

  3. Mariam: Recibí tu escrito por RSS. Lo leí e inicialmente no pude contestar. Me sentí triste y también sentí tristeza por ti, porque pasados ya meses sigues bastante afectada por la muerte de tu hermana. Gracias por compartir tus trece razones.

  4. Mariam:

    Si bien es cierto que no tuve la oportunidad de conocer a tu hermana, es bonito conocerla a través de ti. Tus “13 razones para extrañarte,” cargan un sentimiento hermoso y Universal, la nostalgia y la ternura. Gracias por compartirlo.

  5. Pingback: Soneto a la palabra perdida | Colisión Generacional

  6. Pingback: El abrazo de tu palabra | Colisión Generacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s